Fibromialgia

La palabra Fibromialgia proviene de: Fibro (tejidos blandos, tendones, ligamentos),       mi ( músculo), Algia ( dolor). Se trata de un síndrome crónico, caracterizado por dolor constante generalizado que lo manifiestan como quemazón muscular acompañado de fatiga que no se corresponde con el esfuerzo. Su origen es orgánico y hay una alteración de los mecanismos de modulación del dolor y tiene un fuerte componente bio-psico-social.

Fue reconocida como enfermedad en el año 1992 por la Organización Mundial de la Salud.
Está incluido en los Síndromes de Sensibilización Central.

  La Fibromialgia radica en un mal funcionamiento del Sistema Nervioso Autónomo, que a su vez provoca una disfunción del Sistema Nervioso Simpático, y  Parasimpático, así como una alteración hormonal por lo que en las últimas investigaciones se define como una alteración del eje hipotálamo- hipofisario, suprarrenal.

Hay una alteración en los Neurotransmisores ( Dopamina, y Serotonina)  que en los pacientes con esta enfermedad las tienen deficitaria frente a los estímulos dolorosos y otro elevados como la Sustancia P, que favorecen el procesamiento del dolor en el cerebro.

Además, del Sistema Nervioso, también esta alterado el sistema Endocrino, por ejemplo padecen alteraciones del tiroides el 50% cuando en la población general es de un 2 ó 3%.

Etiología:

 

Es desconocida, pero algunos investigadores creen que aparece después de un traumatismo fisico o psicológico. Tambien puede ser desencadenada por infecciones virales. Hay bastantes indicios de que es  genética y no es degenerativa.

Afecta a un 4% de la población general (85% entre mujeres y 15% en los hombres).

Síntomas:

–         Dolor constante y generalizado y junto con él es muy frecuente que expresen rigidez matinal, cefaleas, mareos, contracturas y palpitaciones.

–         Fatiga intensa que no tiene que ver con el esfuerzo.

–         Rigidez matinal.

–         Trastornos cognitivos ( dificultad para concentrarse, confusión, perdida de memoria).

–         Estrés psicológico por alteración de las hormonas relacionadas con el estrés  noradrenalina, cortisol, y catecolamina.

–         Trastornos del equilibrio.

–         Trastorno del sueño por intrusismo de ondas alfa ( sueño no reparador, dificultad para conciliar el sueño, despertares frecuentes.

–         Síndrome del Colon irritable (estreñimiento, diarreas, gases), problemas digestivos.

–         Tendencia a la ansiedad, depresión y pérdida de autoestima, como consecuencia de las dificultades personales, familiares, laborales y sociales derivadas de la enfermedad.

–         Intolerancias, químicas y alimentarias.

–         Intolerancia al frío, luz y ruido intenso.

–         Parestesias en manos (adormecimiento en manos).

–         Apnea nocturna.

–         Bruxismo (rechinar los dientes).

–         Sequedad de la mucosa (ojos, boca, genitales).

–         Síndrome de piernas inquietas.

Diagnóstico

 

Desgraciadamente la Fibromialgia tarda mucho en detectarse, en algunos casos hasta 7 años, no hay pruebas definitivas que lo demuestren, (radiografías, análisis, etc.).

El diagnóstico es clínico y se basa en el interrogatorio del paciente, la exploración física y la realización de pruebas complementarias  y específicas (Analíticas, RMN cervical, TAC craneal, RX EEG) para descartar cualquier tipo de enfermedad como puede ser factor reumatoide, anticuerpos antinucleares etc. El paciente tiene que acudir a su Médico de Atención primaria, a un  Reumatólogo o bien a un Neurólogo.

Para el diagnostico, requiere el cumplimentar dos pasos: el primer, supone la presencia de dolor crónico generalizado más de tres meses de evolución y con dolor a la presión, y el segundo de ellos, requiere la existencia de mas de 11 puntos dolorosos ( tender sobre los 18 points.)

Tratamiento

Aunque se ha avanzado mucho en la investigación en los últimos años, no existe un tratamiento que sea totalmente eficaz para la FM, como pasa con las enfermedades crónicas, no existe la pastilla mágica, es importante que estén bien informados y ante todo no poli medicarse.

A falta de parámetros establecidos y aceptados por la sociedad, dado el desconocimiento y “la invisibilidad” de la enfermedad la autocrítica puede llegar a ser el día día del enfermo de Fibromialgia, llegan a sufrir trastornos de autoestima y deculpabilización, llegando a ser un problema socio familiar y sobre todo personal.

Aunque de momento no se cura, si que se puede mantener un buen estado del paciente, mediante cuatro vertientes:

–        El ejercicio físico, suave progresivo y mantenido.

–        El apoyo médico.

–        Apoyo psicológico ( formación para el afrontamiento del dolor crónico basada en el tratamiento cognitivo-conductual).

–        Una buena Alimentación, sana y natural ayudada de omega 3, calcio, magnesio, ácido fólico etc.

Hay un abanico muy amplio de posibilidades para el tratamiento paliativo de esta enfermedad, con algunos de ellos se ha demostrado una gran eficacia para la mejora de la calidad del sueño ( antidepresivos tricíclicos), analgésicos e inhibidores de laracaptación de Serotonina, ( para disminuir el dolor), relajantes musculares y tratamiento hormonal  para las alteraciones endocrinas).

No se admiten más comentarios